Adiós Rusia: la emigración rusa del siglo XX

.
1+

El poeta ruso, ensayista y ganador del Premio Nobel de Literatura en 1987 Joseph Brodsky dijo en uno de sus discursos: “Los rusos tienen la nación más grande, pero son los más divididos y dispersos del mundo”. Joseph Brodsky nació en 1940, casi a mediados de siglo, equidistante de todos los acontecimientos espectaculares de la historia rusa del siglo XX, que se convirtieron en los principales catalizadores de la emigración rusa.

Adiós Rusia: la emigración rusa del siglo XX

En la historiografía rusa, la emigración se puede dividir en 5 ondas. Por supuesto, no se puede decir que la emigración rusa sea solo un producto del siglo XX: las personas también emigraron de la Rusia zarista, pero esos casos fueron individuales.

La primera ola de emigración rusa

La primera ola de emigración rusa ocurrió durante los días de la revolución de 1917. Este período, el límite entre la “antigua Rusia zarista” y la “nueva Rusia comunista”, se convirtió en uno de los más difíciles de la historia rusa. En ese momento, no solo cambió el sistema político del país, sino también sus principios básicos de vida. Las personas que no podían aceptar las nuevas tendencias decidieron emigrar del país que amaban, pero que ya no estaba allí.

La primera ola de emigrantes a menudo se llama “blanca”, como el color de la monarquía a la que apoyaban los emigrantes. Esa primera ola incluyó varios segmentos de la población: aristócratas, príncipes, representantes de la familia real, banqueros, médicos, maestros y científicos, joyeros, fabricantes, escritores, artistas, profesores, oficiales del ejército, soldados y cosacos.

Además de la emigración masiva “independiente”, también hubo casos de expulsión forzada de personas del país. El motivo principal de la emigración forzada fue la disidencia: las creencias personales de la gente que no le gustaron al nuevo gobierno soviético. El ejemplo más famoso de la emigración forzada fue el “Barco de vapor filosófico”, el nombre colectivo de dos viajes de barcos de pasajeros que llevaron a 260 representantes de intelectuales rusos, incluidos filósofos, desde Petrogrado a Stettin (Alemania). Francia, Alemania y Suiza, además de los países de la península balcánica, se convirtieron en los principales refugios para los emigrantes “blancos”. Allí llegaron los emigrantes después de un largo viaje desde el sur de Rusia a Turquía y, finalmente, a los Balcanes.

Philosophical Steamship
Philosophical Steamship. Fuente: Wikipedia.

Abandonar la tierra de los soviets era legal hasta 1929, después de eso descendió la cortina de hierro. Los historiadores aún no pueden contar el número de personas que abandonaron el país durante ese período. Se mencionan diferentes cifras: de 1,5 a 2 millones de personas.

La segunda ola de emigración rusa

La segunda ola de emigración rusa ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial y los primeros años de la posguerra. En ese momento, algunos grupos de personas se encontraron en líneas de emigración:
– los ciudadanos que debían cumplir las obligaciones establecidas en el tratado de la URSS en Alemania;
– los internos (mercaderes de la flota mercante, prisioneros de guerra, personas sacadas a la fuerza por los nazis para llevar a cabo trabajos laborales);
– y el último grupo de emigrantes consistió en voluntarios nazis (policía, vlasovitas, Bandera, etc.).

Russian Pod 101

Cerca de 10 millones de personas en total terminaron en el extranjero en ese período. Muchos de los que se quedaron en el Oeste no regresaron por temor a ingresar a los campamentos de Stalin. Esta ola de emigración se caracteriza por el hecho de que la mayoría de los emigrantes no se establecieron en Europa, sino en los países de América del Sur, así como en Canadá y los Estados Unidos.

La tercera ola de emigración rusa

En Rusia, la segunda mitad del siglo XX estuvo marcada por un importante debilitamiento del régimen político. Después de la muerte de Stalin, Nikita Khrushchev llegó al poder y estableció el camino para la democratización del poder soviético. Fue recordado como el autor del “deshielo”, un período en el que el pluralismo de opiniones volvió a ser relevante. Pero después de su renuncia en 1964, fue reemplazado por Leonid Brezhnev, quien no compartía completamente la idea de Khrushchev de “deshielo”. Eso sirvió como continuación de la confrontación entre las autoridades y la intelligentsia.

John F. Kennedy meeting with Nikita Khrushchev in Vienna
John F. Kennedy meeting with Nikita Khrushchev in Vienna. Fuente: Wikipedia.

Fue durante ese período que floreció la tercera ola de emigración rusa. Los rusos de origen germano, armenio y judío abandonaron el país. Era formalmente una emigración nacional y étnica, pero en realidad era totalmente política. La teatralidad de la acción distinguió esa emigración de las dos olas anteriores. Una persona que quería abandonar la URSS tenía que recibir una invitación ficticia de sus parientes extranjeros. A veces las agencias de seguridad del estado preparaban esos documentos por sí mismos, y la emigración se convirtió en una deportación forzosa del país.

La tercera ola de emigración alcanzó su apogeo a principios de los años setenta. La ruta de todos los que salían era estándar: Moscú – Viena. Viena en ese momento funcionaba como punto de conexión entre la URSS y el resto del mundo. Al gobierno soviético no le importaba el futuro destino de sus ciudadanos, la invitación era, como ya hemos dicho, solo una formalidad. Durante este período, muchos escritores y poetas, directores, filósofos y artistas de teatro abandonaron el país. La mayoría de ellos se establecieron en los Estados Unidos. Una pequeña parte de los emigrantes se asentaron en Europa e Israel.

También en ese momento apareció otro grupo de emigrantes: los desertores, es decir, las personas que se negaron a regresar a la URSS de sus viajes al extranjero legalmente aprobados (viajes políticos, de negocios, conciertos, conferencias, etc.). Muy a menudo, esas eran las personas cercanas al arte. Los desertores más famosos de esa época son: los bailarines de ballet Mikhail Baryshnikov; Alexander Godunov y Natalia Makarova; el compositor Mstislav Rostropovich; la cantante de ópera Galina Vishnevskaya y otros.

La cuarta ola de emigración rusa

Los años 90, después de la caída de la Unión Soviética, se convirtieron en una nueva época para los emigrantes. Esta cuarta ola de emigración se ha convertido en la más heterogénea. Entre los que se fueron durante ese período no solo había intelectuales, sino también personas comunes y corrientes que querían normalizar sus condiciones financieras. Para este grupo de personas, la emigración fue tanto a corto como a largo plazo. Además de los emigrantes financieros y laborales en la década de 1990, muchos repatriados se fueron a Alemania, Finlandia, Grecia, Israel y otros países. Los años 90 fueron un período de transición muy difícil para Rusia, por lo que no se realizó un registro de los que abandonan el país, y ahora solo podemos suponer cuántas personas abandonaron el país durante ese tiempo.

Looking for Spanish translators

La quinta ola de emigración rusa

La última y quinta ola de emigración ocurrió en la Rusia moderna. Sus características principales son la no espontaneidad, la cantidad pequeña y las preparaciones a fondo. Si los emigrantes de la primera y tercera oleada se vieron obligados a abandonar el país a toda prisa sin saber qué les esperaba, los emigrantes modernos se están preparando cuidadosamente para la mudanza: aprenden el idioma extranjero necesario, reciben educación, participan en varios programas de intercambio y pasantías y establecen contactos personales y profesionales en el país de estadía previsto. Además, la emigración moderna no es drástica: las personas saben que siempre pueden regresar a su tierra natal para visitar a sus seres queridos o regresar aquí nuevamente (lo que algunos de ellos hacen). Los representantes de las oleadas de emigración anteriores se vieron privados de esta “ventaja”.

Además es importante decir que las razones de la emigración también se diversificaron mucho: estudio, carrera, actividad científica o matrimonio. En promedio, alrededor de 100 000 personas abandonan la Rusia moderna por año.

Conclusión

Detrás de la palabra “emigración” están las vidas de millones de personas. A pesar de todas las dificultades, especialmente la adaptación a un nuevo país, muchos expatriados buscaron y continúan buscando preservar sus raíces culturales y tradiciones, y presentar al mundo su cultura. La emigración del siglo XX fue una tragedia personal, pero los emigrantes rusos hicieron y contribuyeron enormemente al desarrollo de nuestra comunidad global. Si estás interesado en conocer las contribucionesde los emigrantes rusos al patrimonio mundial, ¡dilo en los comentarios!

1+

El autor: Aleksandra Shilovskaia

Culturóloga, estudiante de maestría de la Universidad Herzen, profesora de ruso como lengua extranjera y promotora de la cultura rusa.

Traducido del inglés por: Eugenia Ferreyra

Traductora y editora del inglés al español, especializada en español de América Latina y EE.UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *