Cómo preparar blinis rusos

.
1+

Blini (блины́) es una palabra rusa para referirse a los panqueques. Si bien no es un invento ruso, forma una gran parte de la cocina rusa tradicional.

Cómo preparar <em>blinis</em> rusos

Los panqueques se hacían en la Antigüedad en Egipto, Grecia y Roma. La idea de los panqueques estuvo viva durante varios miles de años. En Rusia, se volvieron particularmente masivos y amados por la población.

La primera información sobre los blinis en la dieta del pueblo ruso data del año 1005 a. C. En esos años, el blin se preparaba con levadura. Hoy ya existe una enorme cantidad de recetas de blinis, con una diversidad asombrosa.

Los rusos incluso tienen un momento especial del año en el que suelen comer blinis: durante las festividades de Maslenitsa, que duran una semana. Estos festejos se realizan en los últimos días de invierno y el comienzo de la Gran Cuaresma. Está prohibido comer carne durante Maslenitsa, pero puedes comer muchísimos panqueques, untados generosamente con mantequilla.

Cada país tiene recetas y costumbres diferentes relacionadas con los panqueques. En Rusia, las recetas con panqueques varían mucho según la región. Las amas de casa rusas pueden añadir gachas de sémola, trigo sarraceno o mijo en la masa de los panqueques. Cocinan los blinis en agua, leche o kéfir. Pueden rellenarlos con caviar, arenque o algún otro pescado, champiñón o papa. El blin ruso se puede servir como primer o segundo plato, o con té caliente y miel, crema agria, requesón o mermelada.

Russian Pod 101

En Rusia hay dos tipos de panqueques: delgados con un gran diámetro y gruesos con un diámetro pequeño. Los últimos se llaman oladi (ола́дьи).

Hoy te ofrecemos una sencilla receta de blinis rusos que puedes hacer en tu casa.

Olad'i
Olad'i

Cómo preparar blinis rusos

Ingredientes

Para hacer blinis delgados, necesitarás:

Harina: 200 g
Huevos: 3 unidades
Leche: 0,5 l
Mantequilla o aceite vegetal: 30 g (2 cdas.)
Azúcar: 30 g (2 cdas.)
Sal: 2-3 g (0.5 ctda.)

Prepara la masa

1. Prepara todos los ingredientes.

2. Rompe los huevos en un bol, añade sal y azúcar. Mezcla todo hasta que esté cremoso. Puedes usar una minipimer, una batidora o solo un tenedor.

3. Añade 100-150 ml de leche a la mezcla de huevos. Mézclalos hasta que esté cremoso.

4. Cierne la harina en el bol. Esto saturará la mezcla con oxígeno y la limpiará de posibles impurezas.

5. Mezcla la masa hasta que quede cremosa. Asegúrate de que no queden grumos.

6. Añade la leche restante y vuelve a mezclar.

7. Vierte el aceite en la sartén. Si usas mantequilla, primero derrítela y deja que se enfríe, y solo entonces añádela a la masa. Mezcla todo bien.

8. Al final debes tener una masa más o menos líquida. Puedes comenzar a freír.

Freír los blinis

Hay un dicho ruso que dice: “пе́рвый блин ко́мом” [pyér-vyî blin kó-mam], que significa “el primer panqueque sale grumoso”. Suele ocurrir que la sartén no esté lo suficientemente caliente, pero este dicho también se aplica a todo lo que uno hace por primera vez y no sale tan bien.

Para freír los panqueques, es mejor usar una sartén grande con paredes bajas. Es mejor freírlos con aceite vegetal porque la mantequilla se quema rápido. Asegúrate de que la sartén esté bien caliente y solo entonces podrás obtener panqueques porosos con pequeños agujeros.

Unta la sartén con el aceite para hacer el primer panqueque. Según la sartén que uses, deberás o no volver a aceitarla, porque ya hay suficiente aceite en la masa. Pero si los panqueques se pegan, añade más aceite.

Vierte la masa en una sartén caliente y gira la sartén hasta que la capa fina de masa cubra toda la superficie. Intenta que, cada vez que agregues la masa, sea la cantidad suficiente para hacer un panqueque fino.

Cuando la parte superior de la masa deje de estar líquida y pegajosa, y los bordes del panqueque se oscurezcan un poco, es el momento de dar vuelta el panqueque.

Apila los blinis terminados. Cuando hayas hecho todos, da vuelta la pila. Los panqueques de abajo suelen ser más blandos. Estos panqueques se sirven calientes. Puedes servirlos con miel, mermelada, leche condensada dulce o crema agria, según tu propio gusto.

¡Buen provecho! 🙂

1+

Traducido del inglés por: Eugenia Ferreyra

Traductora y editora del inglés al español, especializada en español de América Latina y EE.UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *