¿Quiénes son los decembristas y por qué sus esposas son tan famosas?

.
0

Si en algún momento te has interesado por la historia de Rusia, probablemente hayas oído hablar de los “Decembristas” o de las “Esposas de los Decembristas”. ¿Te has preguntado por qué aparecieron estos términos en ruso?, ¿Quiénes son, por qué se asocian al mes de diciembre y por qué lograron fama sus esposas?. ¿Ya sientes la intriga?. ¡Averigüémoslo juntos!

¿Quiénes son los decembristas y por qué sus esposas son tan famosas?
Regimiento de Salvavidas a Caballo durante el Levantamiento del 14 de diciembre de 1825 en la Plaza del Senado. Fuente: Wikipedia

1825: Antecedentes históricos

El año 1825 fue un punto de inflexión en Rusia. Tras la muerte del Emperador Alejandro I, sobre el imperio ruso se cierne una una crisis política a gran escala.

Alejandro I falleció sin dejar hijos (todas sus hijas murieron pronto durante su niñez), y el hermano de Alejandro, Constantino, se convertiría en el nuevo emperador de acuerdo a las leyes de sucesión al trono. Sin embargo, Constantino no se veía a sí mismo como emperador, es más, deseaba contraer matrimonio morganático con una mujer polaca, alguien que no cumplía en absoluto con el estatus requerido por un futuro emperador. Para evitar la agitación social, Constatino ascendió al trono de forma nominal; el ejército y el patriarca le juraron lealtad. Al mismo tiempo, Constantino se dirigió por carta a su hermano menor Nikolai pidiéndole que se convirtiese en el nuevo emperador de Rusia.

Nicholas, consciente de la seriedad de la situación, aceptó la abdicación de su hermano Constantin, y el ejército y el patriarcado renovaron su juramento, esta vez a Nicholas.

A pesar del hecho de que, técnicamente, estos dos eventos no duraron demasiado, el ambiente de inestabilidad afectó significativamente al estado de ánimo de los soldados del ejército, hecho que fue aprovechado por los Decembristas.

¿Quiénes son los Decembristas? Origen de la palabra

Los movimientos antimonárquicos comenzaron a surgir en el imperio ruso antes de la rebelión decembrista. Estas fuerzas se asocian al hecho de que tras la triunfal victoria sobre Napoleón, la aristocracia rusa se dio cuenta de que la estructura de la vida social y política podría ser distinta. Algunas ideas filosóficas sobre el poder limitado del monarca y la justicia social añadieron más leña al fuego. Todo esto desembocó en la creación de la llamada Unión para la Salvación en 1816 en San Petersburgo, dirigida a cambiar el modo de vida ruso a través del derrocamiento del monarca.

El principal inspirador ideológico y autor del manifiesto fue Alexander Muravyov. Más tarde, Sergey Trubetskoy, Nikita Muravyov, Ivan Yakushkin, Pavel Pestel, Peter Kakhovsky, Alexander Yakubovich y otros se unieron a la Unión para la Salvación.

Alexander Muravyov
Alexander Muravyov. Fuente: Wikipedia.

La Unión para la Salvación no estaba, sin embargo, en una situación sencilla. No todos sus miembros compartían la visión radical de cómo debería desarrollarse la revolución. Como consecuencia, el debate interno dividió a la Unión para la Salvación en dos asociaciones: Los del Norte (menos radical) y los Del Sur. La Sociedad del Norte se ubicaba en San Petersburgo (dirigida por Nikita Muravyov y Sergey Trubetskoy), y sus miembros comenzaron a preparar un golpe haciendo campaña dentro del ejército imperial y reclutando apoyos. Los del Norte no deseaban alcanzar el cambio político de forma radical: Su programa de transformaciones se dirigían a la formación de una monarquía constitucional, a las restricciones al poder del monarca, a la creación de una federación con 15 poderes, y a la separación de poderes. La Sociedad del Sur, la opositora, llamó a la ejecución de un acto terrorista y al asesinato del emperador.

Eso es lo que ocurrió al comienzo de esta crisis política, parte del ejército se unió al radical grupo del Sur, hecho que derivó en los dramáticos acontecimientos ocurridos en diciembre de 1825. Desde ese momento, los participantes en estos eventos, en su vertiente revolucionaria, fueron conocidos como decembristas.

14 de Diciembre de 1825

El 14 de Diciembre de 1825, según los documentos aportados por los historiadores, fue un día plomizo y nuboso. El nerviosismo y tensión entre los rebeldes era tan elevado que, por la mañana, incluso antes de que se desencadenara todo, la discordia apareció entre sus rangos. Primero, Peter Kakhovsky rehusó cumplir el plan previsto: Se negó a entrar en el Palacio de Invierno y matar al emperador Nicholas I. Más tarde, Alexander Yakubovich rechazó dirigir a los guardias y marinos contra el Palacio de Invierno. Pocas horas después, otros oficiales decembristas congregaron a unos 2.500 guardianes a la Plaza del Senado.

Contrariamente a su hermano mayor Alexander, quien recibía regularmente noticias sobre el estado de ánimo en el ejército y entre el pueblo, Nicholas I no disponía de esa información y desconocía la existencia de tales sociedades secretas, así que, cuando recibió la noticia de la ocupación de la Plaza del Senado, quedó conmocionado. Sin embargo, reuniendo todo su coraje y voluntad, se las arregló para detener a los decembristas. Los guardias imperiales –cuyo número excedía al de revolucionarios – cargó contra el ejército de rebeldes. Tras los disparos y el caos, el levantamiento fue suprimido al final de ese mismo día y los cabecillas e instigadores arrestados.

Nicholas I
Nicholas I. Fuente: Wikipedia.

El juicio a los Decembristas

El juicio a los decembristas tuvo un carácter sin precedentes en la Rusia Imperial. El proceso fue dirigido personalmente por el emperador Nicholas I, quien incluso eligió el propósito y medida del castigo impuesto. En el verano de 1826, el veredicto fue aplicado a los 5 “principales” decembristas: Pavel Pestel, Kondraty Ryleev, Sergey Muravyov-Apostol, Mikhail Bestuzhev-Ryumin y Peter Kakhovsky fueron ejecutados. Otros participantes en el levantamiento fueron sentenciados a otros tipos de castigo.

Una de las manifestaciones de la “ira imperial” fue el exilio a Siberia. La Siberia del siglo XIX era un lugar enorme, un espacio desordenado donde el hombre estaba siempre en continua lucha con los elementos. Desde luego, Siberia, por aquel entonces, se encontraba subdesarrollada, dado que los asentamientos estaban siendo levantados precisamente por las manos de los exiliados, convictos y criminales. Esa fue la comunidad que los decembristas — antiguos nobles y aristócratas — se encontraron.

Antes del envío al exilio de los decembristas, Nicholas I privó a los rebeldes de todo rango y premio, de la nobleza y sus privilegios, así como el derecho de regresar a cualquier ciudad grande. Esta severa medida se extendió no solo a los decembristas, sino también a sus hijos y nietos. Sin embargo, a las esposas de los convictos no les fue aplicada esta medida: ellas procedían de otras familias nobles y por consiguiente no podían ser privadas de su ascendente aristocrático. Así como los decembristas supusieron un fenómeno para el imperio ruso, no lo fueron menos sus esposas.

Una vez conocidas las sentencias, las esposas no abandonaron a sus maridos. Por el contrario, las mujeres siguieron con coraje y firmeza a sus maridos a Siberia, superando todas las adversidades. El emperador Nicholas I se quedó estupefacto al recibir la petición de las esposas de reunirse con sus maridos. Su oficina trató de disuadirlas de semejante idea, pero insistieron.

Fue entonces cuando las esposas fueron privadas de su nobleza. Incluso se les prohibió mantener correspondencia con sus familias. Fue duro para ellas pero finalmente siguieron a sus maridos, dejando atrás una vida cómoda y tranquila, yendo hacia lo desconocido, demostrando así lealtad y amor a sus maridos.

Monumento a las esposas de los decembristas en Tobolsk
Monumento a las esposas de los decembristas en Tobolsk. Fuente: Wikipedia.

Decembristas en el cine

En 1975, en el 150 aniversario del levantamiento decembrista en la URSS, la película “La estrella de la fascinante felicidad” fue emitida durante las celebraciones. Para la mayoría, la película estaba dedicada a las heroicas andanzas de las esposas de los decembristas que siguieron a sus maridos en el exilio.

Para todos aquellos que queráis ver esta película, la podéis encontrar en YouTube (en ruso con subtítulos en inglés) o abajo:

Conclusión

Incluso 194 años más tarde, los decembristas están invisiblemente presentes en la vida de los rusos modernos. Cuando paseas por San Petersburgo, puedes ver sus nombres en las calles: Calle Yakubovich, Calle Pestel, Calle Ryleyev… Probablemente todo ruso que camine por estas calles al menos soñó alguna vez con encontrarse con su mujer decembrista – una mujer que le esperará y seguirá sin importar dónde.

0
blank

El autor: Aleksandra Shilovskaia

Culturóloga, estudiante de maestría de la Universidad Herzen, profesora de ruso como lengua extranjera y promotora de la cultura rusa.
Traducido del inglés por Carlos Orti Hernandez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *