Historia de la muñeca rusa nidificante: la matrioshka

0

La muñeca rusa nidificante (matrioshka), un símbolo muy reconocible de Rusia y un recuerdo típico ruso, es de hecho un fenómeno relativamente nuevo. Hoy te diremos cuándo y cómo nació este juguete, y cómo se suele elaborar.

Historia de la muñeca rusa nidificante: la <em>matrioshka</em>

Historia de la matrioshka

La matrioshka apareció hace solo 130 años (en la década de 1890), cuando la esposa de Savva Mamontov, el dueño de un taller de juguetes, trajo una figura del sabio Fukurum de Japón. La figura consistía en dos mitades y contenía una figura más pequeña dentro, que también consistía en dos mitades. En total, cuatro figuras, que representaban a discípulos famosos del sabio, se escondían dentro.

Turner Vasily Zvezdochkin, que trabajaba en el taller de Mamontov, esculpió sus propias figuras basadas en el modelo del juguete japonés, y el artista Sergey Malyutin las pintó. En la figura más grande representaba a una niña con un vestido de sol y una bufanda con un gallo negro en las manos. Otras siete figuras se escondían dentro de ella: un niño dentro de una niña, y una niña dentro de un niño; cada una de ellas era diferente de las demás. La última figura era un bebé en pañales. Se dice que el nombre del nuevo juguete fue elegido del nombre más popular de la época: Матрёна (Matriona). Además, la base del nombre “матерь”, “мать” (madre). Este nombre estaba asociado a la madre de una familia numerosa.

Primeras muñecas rusas nidificantes hechas por Vasily Zvezdochkin y Sergey Malyutin.
Primeras muñecas rusas nidificantes hechas por Vasily Zvezdochkin y Sergey Malyutin.

En ese momento, Rusia se encontraba en la fase de rápido desarrollo económico y cultural. Entre la intelligentsia rusa había un gran interés en las obras de arte popular e intentos de comprender la rica experiencia de las tradiciones artísticas. Además, a principios del siglo XX, la moda de todo lo ruso floreció en todo el mundo, especialmente gracias a las “Estaciones Rusas” (representaciones de ballet y ópera rusas, 1908-1929) organizadas en París por una famosa figura cultural y empresarial, Sergei Pavlovich Dyagilev.

En el siglo XX, el taller de Mamontov cerró, pero la producción de matrioshkas continuó en un taller en Sergiev Posad, que está situado a 70 kilómetros al norte de Moscú. Desde tiempos antiguos, Sergiev Posad se especializó en la producción de juguetes de madera. A menudo, en Rusia se le llama la “capital de los juguetes”. Los monjes en talleres especiales se dedicaban a la talla en madera ya en el siglo XV. La producción en masa de matrioshkas en Sergiev Posad comenzó después de su exitoso debut en Europa en la exposición mundial de 1900 en París.

Russian Pod 101

La feria anual de Leipzig también contribuyó a la popularidad de las muñecas rusas. Pronto, la matrioshka comenzó a exhibirse constantemente en la exposición de Berlín y en el mercado anual de artesanía de Londres. La Sociedad Rusa de Navegación y Comercio creó una exposición itinerante y presentó las muñecas rusas nidificantes en Grecia, Turquía y el Medio Oriente.

En 1904, el taller de Sergiev Posad recibió una orden oficial de París para que fabrique un gran lote de matrioshkas. La demanda de muñecas rusas nidificantes aumentó cada año.

La pintura de muñecas rusas se estaba volviendo más colorida y diversa: representaban a niñas con diferentes ropas y artículos. También había matrioshkas que representaban una amplia gama de personajes diferentes: una pastora con una pipa, ancianos barbudos con un palo grande o un novio con una novia. Los artistas no estaban limitados en sus fantasías. La idea principal de la muñeca era dar una sorpresa. Así, dentro de la matrioshka “Novios” se podía encontrar a los parientes.

Pronto aparecieron las matrioshkas que representaban a los antiguos caballeros y boyardos rusos, Kutúzov y Napoleón con su cuartel general, y los héroes de los cuentos de hadas de los clásicos rusos. A menudo se creaban imágenes etnográficas que reflejaban las características y los detalles de la ropa tradicional de los Estados bálticos, el extremo norte y otras regiones.

Hoy las muñecas rusas se fabrican en varias regiones de Rusia. Se diferencian en las proporciones, la forma, la pintura y los detalles del vestuario. La base se toma a menudo del estilo característico de la matrioshka de Sergiev Posad.

Actualmente existen muchos tipos de diferentes matrioshkas: Semenovskaya, Merinovskaya, Polkhovskaya, Vyatskaya… Los más populares son el Maydanovskaya (de Polkhov Maidan) y el Semenovskaya. Además de las muñecas tradicionales, también puedes encontrar las obras de los autores en las estanterías. El precio de estos juguetes depende de la fama del autor y de la calidad del trabajo.

<em>Matrioshka</em>: líderes rusos
Matrioshka: líderes rusos. Fuente: Wikipedia.

Tecnología de producción de matrioshkas

Como regla general, especies arbóreas como el tilo, el abedul, el álamo y el alerce se utilizan como materia prima para la fabricación de matrioshkas. El árbol se tala a principios de la primavera o del invierno, por lo que hay poco jugo en él. Además, no debe incluir nudos. El tronco del árbol es tratado y puesto a secar durante 2-3 años. Los maestros dicen que el árbol debe “sonar”.

Looking for Spanish translators

Primero se hace la matrioshka más pequeña, luego la parte inferior de la siguiente. Cuando la parte superior de la segunda matrioshka está terminada, se coloca con su parte inferior con la muñeca más pequeña dentro de ella y se deja secar en su lugar. De esta manera, las muñecas encajan entre sí y se sujetan bien. El proceso se repite para cada muñeca posterior. Cuando todos los cuerpos de las muñecas están listos, se lijan y se cubren con la base de pintura. Y luego comienza la pintura individual de cada una de las muñecas. Para pintar se utilizan acuarelas, gouache y témpera, y con menor frecuencia, pinturas al óleo.

La calidad de la matrioshka se determina por lo bien que todas las figuras encajan entre sí: deben encajar bien y no quedar sueltas dentro. Las primeras muñecas nidificantes fueron de 6 a 8 muñecas, pero en los últimos años, se hicieron matrioshkas que incluyen 35 y hasta 70 muñecas.

La muñeca rusa nidificante fue y sigue siendo la creación de manos humanas. Este asombroso juguete superó grandes distancias y se hizo popular no solo en Rusia, sino también en el extranjero, sin reconocer distancias, fronteras o regímenes políticos.

0

Traducido del inglés por: Eugenia Ferreyra

Traductora y editora del inglés al español, especializada en español de América Latina y EE.UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *