Kvass: una bebida tradicional rusa

1+

El kvass es una bebida agria tradicional eslava, que se prepara a partir de la fermentación de la harina y la malta o del pan de centeno seco. Hoy te contaremos los beneficios del kvass, así como una breve historia de esta maravillosa bebida rusa.

<em>Kvass</em>: una bebida tradicional rusa
Fuente: Wikipedia

Historia del kvass en Rusia

A comienzos de la Edad Media, el kvass era popular en toda Europa, pero luego fue reemplazada por la cerveza. Mientras tanto, en Rusia siguió siendo muy popular.

Se hacía en casas, monasterios, hospitales y en el Ejército. Muchas instituciones públicas tenían sus propias cervecerías que hacían kvass. El energético kvass se vendía en casi todos los pueblos. Los extranjeros que visitaron Rusia durante el último milenio a menudo recordaban en sus memorias los refrescantes kvass, olvidados desde hacía mucho tiempo por su país.

En Rusia, el kvass se hacía más a menudo con pan y materias primas de granos como la fruta, la harina o los cereales. Pero a veces, a la receta se le agregaban bayas y frutas frescas o secas, e incluso algunas verduras, por ejemplo, la remolacha.

Con el advenimiento del poder soviético, las buenas tradiciones de la preparación del kvass ruso comenzaron a ser olvidadas y reemplazadas por recetas industriales. La calidad de este tipo de kvass no siempre era ideal, pero seguía siendo una bebida energética.

Russian Pod 101

En los años 60 a 70, el kvass se empezó a producir en botellas, y desde entonces no tenía derecho a llevar el nombre de “kvass“. Esa bebida no era un producto de la fermentación, sino que estaba hecha de mosto de kvass, azúcar, limón y ácidos lácteos. Todo esto estaba mezclado y saturado de gas. Se llamaba “kvass mezclado”, pero los consumidores lo tomaron como una verdadera bebida tradicional.

En la URSS, el kvass se vendía a menudo directamente de barriles como el de la foto. Aunque la foto se tomó en tiempos modernos
En la URSS, el kvass se vendía a menudo directamente de barriles como el de la foto. Aunque la foto se tomó en tiempos modernos. Fuente: Flickr.

Pero los años más difíciles para el kvass tradicional ruso fueron los años 90 y casi la primera década del siglo XXI, cuando el kvass prácticamente dejó de producirse, y bajo su nombre se vendió una gaseosa con sabor “a la kvass“. Su composición típica era agua, azúcar o edulcorantes artificiales, acidulados, colorantes y conservantes, y algunos productores le añadían mosto de kvass. A pesar de estar lejos de la receta original, se vendía bajo el nombre de “kvass“.

Hoy algunos productores están tratando de hacer de nuevo esta bebida activa, natural y saludable. Pero, aun así, al comprar kvass en las tiendas, debes leer las etiquetas para asegurarte de que estás comprando una bebida de calidad.

Para estar seguro de la calidad del kvass, es posible que desees intentar hacerlo en tu casa.

Los beneficios del kvass ruso

El tradicional kvass ruso es un producto único hecho de doble fermentación: alcohólica y láctica. En principio, estos mismos procesos ocurren en la producción de cerveza y vino. Pero para hacerlos, la producción de ácido láctico se ralentiza, por lo que produce más alcohol. Al contrario, en la fabricación de kvass, el proceso hace hincapié en el ácido láctico, lo que da como resultado que se produzca muy poco alcohol.

El kvass todavía contiene una pequeña cantidad de alcohol (de 0,7 a 2,6 %), dependiendo de la materia prima y la receta. No se recomienda que los niños menores de 3 años beban kvass, además de que no es bueno para las personas con enfermedades hepáticas, en particular, cirrosis, hipertensión y gastritis. Pero todos los demás pueden beneficiarse considerablemente de su consumo.

El kvass, por sus efectos en el cuerpo es similar al kéfir y al yogur activo cultivado. La experiencia de siglos ha demostrado que el kvass contribuye a la preservación de la salud y aumenta la eficiencia, previene la reproducción de microbios dañinos y patógenos y tonifica el cuerpo. Estas propiedades curativas se deben a la presencia de ácido láctico, vitaminas, varios azúcares y oligoelementos. El kvass se usaba contra el escorbuto, curaba heridas y se usaba para crear un vapor fragante en los baños. A veces la gente simplemente se vertía el kvass encima, solo “por salud”.

El kvass aumenta el apetito. Al realizar trabajos pesados como segar, arar, cosechar leña, los campesinos rusos solían llevar consigo no leche sino kvass, creyendo que aliviaba la fatiga y restauraba la fuerza. Esta propiedad del kvass fue confirmada por los científicos.

1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *